La última tecnología Automotriz y la Alcoholemia

 

 

 

En medio de la pólemica por el fatal accidente de transito protagonizado por el cantante de cumbia #Pepo que al parecer habría estado alcoholizado, surge la necesidad de que tanto los gobernantes como las automotrices se pongan a la altura de las circunstancias. Los autos con sensor de alcoholemia deberían ser obligatorios en Argentina, país en donde la ONG Luchemos por la vida confirma que durante el 2018 se registraron 20 muertes diarias por accidentes de tránsito, con un promedio de 606 mensuales. (Para tomar una dimensión, son casi 10 accidentes aéreos como el de LAPA por mes).

Son muchas las marcas que trabajaron con la última tecnología respecto al tema del alcohol al volante. Una de ellas es SEAT. La empresa española presentó el Seat León Cristóbal. El auto tiene un alcoholímetro incorporado. Si el conductor tiene alcohol en sangre (no importa el nivel) no encenderá el motor del auto, y ofrecerá llamar a un taxi, o a otra persona. Si el nivel está dentro de lo permitido en el país, el usuario puede forzar el encendido, si es el dueño del auto.

Pero también funciona como control parental: al hacer el control de alcoholemia, el vehículo enviará un aviso al smartphone del “administrador” del auto (un padre, el coordinador de una flota corporativa): una aplicación permitirá aprobar a distancia el manejo, denegarlo o admitirlo por una única vez.

Incluso es posible definir la zona por la que el auto puede moverse: si la supera, el auto enviará un aviso al dueño del vehículo (un padre preocupado, el dueño de una flota de autos) y fijará un límite de velocidad; es un sistema similar a MyKey, de Ford, pensado también com control parental.

Cualquiera sea el modelo, cualquiera sea la marca, debería no ser una obligación, sino una necesidad para Argentina la urgente implementación de este tipo de tecnología.

Deja un comentario